Blog

Spa para hombres en df

La dulce pareja swinger

Spa erotico para hombres

La manera de disfrutar de los placeres de la vida consta de miles de situaciones algunas más eróticas que otras algunos prefieren asistir  a un spa erótico para hombres y otro intentar otro tipo de experiencias.

El término «swag» proviene de Estados Unidos y Canadá es una tendencia es usada por adolescentes de entre 14 y 20 años, que se autodenominan “swaggers” por su estilo, el cual se parece mucho al hip-hop y rap. Sin embargo, este término suele confundirse con el estilo de vida swinger, que es la práctica sexual de intercambio de pareja, de la cual hablaremos.

La sociedad cambia continuamente y, con ella, también lo hace la forma en la que las personas se relacionan, en la cama ocurre lo mismo, en las parejas monógamas, existe una relación horizontal en donde los vínculos afectivos, eróticos y sexuales, se quedan solamente entre dos personas.

Sin embargo, hoy en día, este tipo de relaciones se está abriendo a nuevas formas de vincularse, con prácticas que se mantenían ocultas, como el poliamor o las relaciones abiertas. Esto permite el debate de poner en la mesa nuevos tipos de conexiones, como los swingers.

spa para hombres

Los swingers fueron de los primeros tipos de parejas que históricamente empezaron a incorporar la poligamia en sus relaciones. Se trata de relaciones de pareja en la que dos personas comparten exclusivamente el vínculo afectivo y se permiten incorporar nuevas personas en el plano sexual, siempre y cuando sea consensuado.

En principio podrías pensar que se trata de poligamia, pero la diferencia radica en que las relaciones sexuales con otra persona fuera de la pareja se dan en un lugar estipulado, en el que se encuentran todos los involucrados.
Los intercambios de pareja pueden llevarse a cabo en clubs creados para ello, en eventos privados, de forma pactada entre particulares, o incluso, a través de aplicaciones destinadas a ello.

Además, es importante mencionar que existen distintos niveles en el swinger, como el soft swinger o soft swap, que incluye voyeurismo, caricias, masturbación y sexo oral.

Por supuesto, esta práctica tiene sus reglas:

1. Ambos miembros de la pareja deben de estar interesados en esta práctica.
2. Es obligatorio el uso de métodos de protección para evitar enfermedades sexuales y embarazos no deseados.
3. Para no dañar la pareja, es necesario estar conscientes de que se trata de un encuentro meramente sexual, por lo que la implicación emocional no cabe en esta práctica.
4. No se debe convertir en  la única forma de mantenimiento de la pareja, es decir, mantener relaciones sexuales con la pareja en otros contextos y sin intercambios.

Todo parece bastante lógico, honesto e incluso utópico, pero lo cierto es que, antes de proponerle a tu pareja ser swinger, deberás tener en cuenta varios aspectos: decirle, si no es junto a él, no lo harás; aceptar cuán celoso o posesiva es nuestra pareja y, especialmente, si esta tiene la misma motivación que tú. Ten presente que si esta nueva etapa de swinger comienza y uno de los dos no está del todo convencido, las consecuencias pueden ser fatales y hundir del modo más dramático la relación, pues el dicho «ojos que no ven… » aquí brillará por su ausencia.

Muchas personas aseguran que, el mejor modo de proponerlo, es durante el acto sexual, momento en el que las carencias de la pareja son más palpables. Puedes sugerirle a tu pareja, al oído, qué le parecería si hubiera otra mujer en la cama, de ese modo llevas tus intenciones a su terreno.

spa para hombres

Dependiendo de la respuestas, podrás dar el siguiente paso, asegurándote si realmente él también desea, aún en sus más profundas fantasías, compartirte. Si son una pareja con buena comunicación (algo, por otra parte, primordial a la hora de lanzarse a esta nueva aventura) puedes sugerirlo sin remilgos, aprovechando una época de cierta sequía sexual. Observar si mira a otras mujeres en diversas ocasiones es también un buen modo de orientarse.

Proponerle a tu pareja ser swingers es un tema algo espinoso aún en estos tiempos de mayor libertinaje y conductas open mind. Sin embargo, muchos factores parecen oprimir la sustitución de la infidelidad por opciones más prestadas a la comunicación y el riesgo. Claro que, también, puede que tú estés encantada con tu pareja y no necesites que haya otro bajo tus sábanas, lo cual no sólo es de admirar, sino que también es un lujo que escasea en este mundo de relaciones cada vez más rápidas y desechables.
Call Now Button
WhatsApp Mándanos WhatsApp