Blog

Spa para hombre

Fantasías sexuales más recurrentes

Spa para hombres en df

Algunos de los Spa para hombres en df te ofrecen algunas variedades de servicios por ello en esta ocasión conoceremos algunas de las fantasías sexuales.

Primero empezaremos a ver ¿Qué es una fantasía sexual? Una fantasía es una representación imaginaria de los deseos conscientes o inconscientes. Las fantasías nacen de la suma de nuestras vivencias y nuestra imaginación, y son un ejercicio de la mente personal que puede quedar exclusivamente en eso, o que bien se pueden intentar cumplir, como es el caso de las fantasías sexuales. Las hay de muchos tipos y se pueden cumplir de muchas formas diferentes. Algunas no van más allá de probar alguna postura nueva en la cama y otras, en cambio, son mucho más complejas y difíciles de alcanzar.

¿Quién no ha tenido fantasías sexuales?

Dejame decirte que todo el mundo tiene fantasías sexuales, de manera consciente o inconsciente y de forma explícita o implícita. Fantasear es algo común al ser humano, independientemente del sexo. Las mujeres tienen tantas fantasías sexuales como los hombres, con la única diferencia de que ellos tienen menos pudor y suelen hablar de ellas con mucha más facilidad y naturalidad. Las fantasías son fascinantes y completamente normales (de hecho significan una buena salud psíquica), y sirven para desconectar la mente de los problemas cotidianos y para subsanar algunas imperfecciones de la vida real.

Las fantasías se encuentran en el límite entre el sueño y lo real, los impulsos y las prohibiciones, y, como una vía de escape, nos llevan al camino de la evasión. Además, las fantasías tienen un poder afrodisíaco que puede aumentar el deseo sexual y la excitación. Psiquiatras y sexólogos están de acuerdo en definir dos tipos: las “creativas”, que tienen como objetivo enriquecer una relación sexual y despertar el deseo y las «anheladas«, que hacen referencia a cosas que te gustaría que pasaran. También existen fantasías sexuales que pueden llegar a ser perturbadoras, como soñar con una violación, aunque éstas parecen crearse a partir de temores y miedos.

Algunas de las fantasías recurrentes son:

Las fantasías eróticas aparecen durante el día o durante el acto sexual y varían según la personalidad de cada uno. Entre las más evocadas se encuentran la de hacer el amor en un lugar desértico y salvaje (una playa, un bosque) o en público (un párking, un ascensor, el lugar de trabajo). También son recurrentes las fantasías sexuales que se tienen con una persona concreta (un famoso, un desconocido, un compañero de trabajo o un amigo) o con alguna situación sexual con accesorios (con las manos atadas, con los ojos vendados, con comida, o con juguetes eróticos.

¿Quiero hacer realidad mis fantasías sexuales?

Algunos especialistas opinan que las fantasías deben mantenerse en lo imaginario para estimular la líbido, ya que si se realizan se corre el riesgo de que pierdan su poder y causen decepción. Otros creen que se deben satisfacer con el objetivo de tratar algunas inhibiciones para paliar la falta de ganas, aumentar la excitación y facilitar el camino al orgasmo. Tu instinto puede ayudarte a decidirte: eres tú la que tiene que decidir si te sientes realmente preparada para llevar a la práctica tus sueños eróticos.

Consideramos que si después de leer esto te puede interesa el sexo atada

Consiste básicamente en que una de las dos personas de la relación sexual está atada, queda inmovilizada. Se puede con la utilización de cuerdas, cadenas, pañuelos, esposas, hay decenas de elementos que se pueden usar, igual que variaciones de posturas y ataduras. Se llega al máximo placer a través de la dominación de una de las dos personas que participen. Tiene su origen en Japón, en sus comienzos, servía para inmovilizar a los prisioneros. Pero como pasa con todo, las cosas evolucionan y esas ataduras han terminado por convertirse en una práctica erótica cada vez más utilizada por parejas de todo el mundo.

Eso sí, lo que tienes que tener en cuenta es que esta práctica lo que requiere es un alto nivel de confianza con la otra persona. Puede resultar muy divertida y excitante, pero siempre que no se sobrepasen unos límites y se sigan las siglas SSC: sensato, seguro y consensuado. Es por ello que este juego erótico tiene varios niveles entre los que elegir. Puedes estar completamente atada y por lo tanto a merced de tu pareja, o sencillamente se puede privar de alguno de los sentidos como la vista, tapando los ojos con una venda o un antifaz mientras se practica sexo.

Para practicar sexo atada tienes que deshacerte de la vergüenza. Si eres tímida, probablemente te cueste dejar a un lado el pudor, pero si no lo haces no disfrutarás. Da rienda suelta a sus fantasías sexuales, lo principal es disfrutar del sexo.

Sin duda, la imaginación y la creatividad son muy importantes a la hora de crear (o recrear) una fantasía sexual. Si te sientes preparada para dar rienda suelta a ellas, el cine erótico puede ser una gran fuente de sugerencias

Call Now Button
WhatsApp Mándanos WhatsApp