Blog

Spa para hombres en df

¿Cómo activar las zonas erógenas?

Spa para hombres en df

El momento esperado para poder tener un disfrute total al momento de una relación sexual es llegar al orgasmo y si bien es cierto que ellos llegan primero, y sobre todo después de una sesión de masajes en un spa para hombres en df, bueno es necesario que conozcan las diferentes zonas en donde pueden estimular a las mujeres para que ellas también puedan llegar al orgasmo.

Debes de saber que las zonas erógenas de la mujer van mucho más allá de la vagina o el clítoris. Y es que prácticamente cualquier parte del cuerpo con una alta concentración de terminaciones nerviosas puede hacerte experimentar una infinita sensación de placer. Pero, ¿qué zonas son las que más nos excitan antes del coito?, no te preocupes vamos a explicarte cuáles son las zonas del cuerpo que mayor estimulación necesitan y son también más sensibles al tacto, la presión o vibración, por lo cual pueden contribuir a la excitación sexual.

Tipos de zonas erógenas

Una zona erógena es una parte del cuerpo susceptible de provocar excitación sexual. Existen tres tipos de zonas erógenas que van desde lo más básico y convencional, hasta lo más insospechado.

  • Zonas erógenas primarias. Se trata de los órganos que deben ser excitados para alcanzar un orgasmo. En la mujer, las zonas erógenas son el clítoris y la vagina. El primero se excita mediante caricias y movimientos circulares. En cuanto a la vagina, sólo es sensible si se encuentra el famoso punto G y por la contracción de los músculos gracias la penetración del sexo masculino. Una buena forma de comenzar a estimular el clítoris es utilizar un vibrador que estimule el clítoris, los hay de muchos tipos diferentes, pero nos encanta una nueva fórmula que a través de ondas estimula el clítoris sin contacto, las zonas erógenas masculinas se sitúan al nivel del glande y el pene. Del mismo modo, la excitación se produce por frotamientos con la masturbación o la penetración.
  • Zonas erógenas secundarias. Se caracterizan por ciertas partes de la piel y las mucosas que, excitadas por caricias, también activan la excitación de las zonas primarias y, por lo tanto, multiplican el placer sexual. Sin embargo, no son indispensables para alcanzar el orgasmo. En la mujer, son el pubis, las nalgas, los labios mayores y menores, la entrada de la vagina, el perineo, el ano y, por supuesto, los pezones. Por su parte, las zonas erógenas secundarias del hombre son el pene, el escroto hasta el ano y el interior de las nalgas. A algunos hombres también les encantan los mordisqueos y las caricias en los pezones.
    Existen aparatos sexuales vibradores y succionadores que pueden estimular de maravilla las zonas erógenas secundarias como los pezones o todos los alrededores de la vagina.
  • Zonas erógenas potenciales. El objetivo es activar un conjunto de sensaciones que pueden estimular las zonas primarias y provocar la humedad vaginal y la excitación. Estas zonas erógenas tienen una dimensión erótica y varían de una persona a otra, tanto a nivel de localización como de intensidad. Si quieres pistas, puedes probar con el cuello, las orejas, alrededor de los pezones o incluso los pies.

Si quieres saber como actividad:

1.-Cuello y nunca: El cuello y la nuca son zonas muy sensibles aunque aparenten no serlo, tan solo el hecho de rozar con la yema de tus dedos esas zonas, harás que se le ponga la piel de gallina a tu pareja.

Puedes comenzar con un toque suave de tus labios y lengua en el cuello y el área de la clavícula, ten seguro que con eso, su excitación aumentará al por mayor, si es posible, estimula tanto el cuello como la nunca al mismo tiempo, por ejemplo, frotando ligeramente su cuello o mordisqueando un lóbulo de la oreja mientras también deslizas las manos hacia el sur.

Lo importante aquí es que eches a volar la imaginación. A algunos hombres les encanta cuando pasas suavemente tus dedos justo debajo de la línea del cabello mientras lo besas apasionadamente.

2. Orejas: Esta es un área que muchas olvidan pero es una de las más sensibles, para comenzar, puedes emitir palabras sensuales combinadas con ligeros gemidos, eso es un buen comienzo para comenzar el juego de seducción.

Pero la protagonista en esta parte, será tu lengua. el buen uso de ella, hará que tu pareja casi explote de placer, inicia dando pequeños besos en el área y luego, poco a poco comienza combina los besos con mordiscos al mismo tiempo que le dices lo mucho que lo deseas.

3.- Sacro: El sacro es ese pequeño triángulo al final de su médula espinal, más conocido como la parte baja de la espalda, intenta acariciarlo o pasa tus dedos o uñas sobre él. puedes comenzar acariciando ligeramente la zona mientras lo besas apasionadamente. Una vez que notes que su respiración se agita, inmediatamente, haz que se ponga bocabajo para que pongas manos a la obra:

Comienza por besar su nunca con pequeños mordiscos, luego explora todo lo largo y ancho de su espalda hasta que llegues al triángulo mágico. Una vez estando ahí, es cuestión de creatividad sexual que se te venga a la mente.

 

Call Now Button
WhatsApp Mándanos WhatsApp